Flames of war

A lo largo de estas Jornadas, los asistentes van a poder disfrutar, cada día, de este juego histórico basado en la Segunda Guerra Mundial. Estará a disposición una mesa con dos ejércitos para que las personas interesadas resuelvan sus dudas (habrá un jugador veterano para ello) y puedan jugar varios turnos, bien entre sí o contra el jugador presente. Además, se mostrarán libros de escenarios, miniaturas tal y como se adquirirían en tienda, en sus sucesivos pasos de montaje y pintura, reglamentos, etc.

Flames of War es un juego de miniaturas de 15 mm ambientado en la II Guerra Mundial, y desarrollado por la compañía neozelandesa Battlefront, que produce no solo el reglamento, sino también las propias miniaturas, escenografía (prepintada y materiales para confeccionarla) y libros de escenario, en los que se describen y listan las unidades disponibles. Su dirección web es www.flamesofwar.com, donde se puede encontrar amplia información no solo de los productos, sino escenarios y campañas sugeridas para jugar, unidades no recogidas en los libros de escenario, etc.

El juego se divide en tres periodos, para no enfrentar el armamento del inicio con el final de la guerra: early o temprano (1939-41), mid o medio (1942-43), y late o tardío (1944-45). Flames of War cubre casi todos los teatros de la guerra. En early, el conflicto ruso-japonés en Manchuria (1939), la guerra ruso-finesa, el intento de invasión italiana de Grecia, las de Noruega y Francia (1940), las acciones en el Norte de África y Oriente Medio, y la Operación Barbarroja (1941), de invasión de la Unión Soviética. En mid, los combates en el Norte de África, Sicilia y Sur de Italia, el Frente Ruso, y las acciones terrestres en el Pacífico, entre norteamericanos y japoneses (como Guadalcanal, 1942). Finalmente, en late tienes la campaña italiana, el desembarco de Normandía (1944), la operación Market-Garden (1944), las Ardenas (1944-45), la invasión de Alemania (1945), el Frente Oriental, y el del Pacífico (con, por ejemplo, el desembarco en Iwo Jima).

Cada jugador comanda una fuerza, de rango compañía -independientemente de que, si se recrea una batalla histórica, pueda corresponder a un batallón, regimiento, brigada o hasta división- de envergadura a convenir mediante un sistema de puntos. Esta compañía puede ser de cuatro tipos básicos: infantería (incluyendo las de paracaidistas), mecanizada (que incluyen también las de exploración), acorazada o fortificada. Cada compañía/ejército cuenta siempre con un mando o cuartel general, y entre uno y tres pelotones obligatorios, de fusileros si la compañía es de infantería, de carros si acorazada, etc. A partir de ahí, el jugador completa su lista con los pelotones disponibles en el briefing de su unidad. Pueden hacerse ejércitos alemanes, italianos, japoneses, húngaros, finlandeses y hasta la División Azul, entre los del Eje, y franceses, británicos, griegos, canadienses, sudafricanos, australianos, neozelandeses, hindúes, soviéticos, norteamericanos o brasileños, entre los aliados, que incluyen la Nueve, la unidad de exiliados republicanos españoles encuadrada en la 2ª División Blindada francesa. Las miniaturas de soldados se empeanan en grupos de entre 2 y 5, y los cañones y vehículos se representan individualmente.

Los aficionados tienen dos opciones para jugar: uno de los 13 escenarios recogidos en las reglas -que establecen zonas de despliegue y objetivos para cada ejército-, o bien montar una batalla histórica. El terreno, sobre una mesa de 180 x 120 cm, puede ser también tan diverso como se quiera: una playa de desembarco, una zona urbana, montañosa, el bocage normando, la jungla, el desierto, o la estepa helada. Las partidas en sí tienen una duración dependiente del volumen de fuerzas en juego. Las más cortas rondan la hora y media (aunque algunos jugadores de calidad son capaces de ganar en una hora o menos), y las más largas pueden llegar hasta las 3 horas. Suele jugarse uno contra uno, pero no faltan las partidas históricas de varios jugadores por bando.

Además de jugar en el Club o Asociación de la localidad propia, se pueden jugar torneos por toda Andalucía o España. También hay bastante afición en Portugal. El torneo más prestigioso es el European Tournament Championship (ETC), originalmente campeonato de Europa, pero ya oficiosamente mundial (al ETC 2017 de Salamanca acudieron, además de los equipos europeos, los de Canadá, EEUU, Sudáfrica y Nueva Zelanda).